lunes, 13 de marzo de 2017

Magdalenas de Licor de Avellanas

Un minuto de filosofía:
"Puedes ser de izquierda o de derecha, vegano o carnívoro, homosexual o hetero, católico o musulmán, hippie o heavy, creyente o ateo, futbolero, o no, madre. o no...puedes ser lo que quieras, pero no olvides que todos somos personas. Respeta, porque ni tu ni yo tenemos la razón absoluta, todos podemos tener razón...o no" (Anónimo)


Ingredientes: 24 magdalenas


200 gr. de harina 
200 gr. azúcar 
190 ml de aceite de oliva suave
4 huevos
1/4 de vaso de licor de avellanas
1/4 de vaso de zumo de naranja
Ralladura de 1 naranja 
1 sobre de levadura royal
Pizca de sal


Modo de hacerlo:
 

En un bol batimos los huevos y el azúcar hasta que escriba (este es el primer secreto para que suban las magdalenas)




añadimos las ralladura de naranja y su zumo y seguimos batiendo,




echamos el aceite de oliva, (podéis poner de girasol pero a mi me gusta mas el de oliva)




ahora le echáis un buen chorro del licor de avellana o el que mas os guste, y seguir batiendo,




mezclais la harina con la levadura y la sal y la tamizais sobre el batido,




batir todo muy bien hasta conseguir una mezcla homogenea, sin grumos,




en mi caso lo puse en una jarrita medidora de cristal para evitar los goteos al rellenar las cápsulas,



es muy fácil de rellenar así, y evitas tener que limpiar toda superficie del molde con gotas,




rellenar 3/4 partes de la cápsula de papel y termina poniendo azúcar encima de cada magdalena,




el segundo molde lo hice poniéndoles fideos de chocolates, (me gustaron mas con azúcar)




Tener el horno ya caliente a 200º (este es el segundo secreto de que salgan perfectas) meterlas y dejarlas entre 30-40 minutos, a mitad del tiempo bajar a 180º y que suban sin abrir el horno, 




aunque aquí no lo parezca, salieron altas, ya que las cápsulas de papel eran muy grandes y sobresalían mucho del molde, estas cápsulas las compre en ikea porque me gustaron los colores,




pero las próximas las haré en cápsulas normales, tener eso en cuenta, deben ser del mismo tamaño del molde para que se vean mas altas y bonitas,



y como veis en el corte, quedaron esponjosas y riquisimas, las magdalenas caseras son las mas sanas, el único inconveniente es, que al no llevar conservantes hay que comerlas pronto, porque se ablandan en unos días, donde hay niños se acabaran antes y no les dará tiempo a ponerse bladitas.

11 comentarios:

Nenalinda dijo...

Uuuummmmmmmmmm que ricas tienen que estar ,por que no puedo que si no ya mismo estaba dando cuenta de unas cuantas, te han quedado de relujo.
Bicos mil potita mia.

María José A.G. dijo...

que delicia con ese saborcito a avellanas, que esponjosas te han quedado.
besosssss

Toñi Sempere dijo...

Mamen, me pongo ya mismo a hacerlas jajaja, y no te exagero, ni un poquitin, tengo todos los ingredientes, pero no tengo licor de avellana, probaré con mistela que si tengo.
se me han antojado!!

María Belén Delgado Pulgar dijo...

Que ricas, me puedo imaginar el sabor que tienen, y es que me encantan las avellanas y aunque sea el licor imagino su sabor. El corte espectacular.
Besinos
El toque de Belén

mar dijo...

uauuu qué magdalenas más ricasss con ese licor de avellanas, me han encantado creo que me animaré :) con la botella al lado para rematar jajajaja ;) un besoo

Bego R dijo...

Qué cosa tan buena por favorrrrrrrrrrrr !!!
De buena gana me comía una o dos jaja...
Lástima estar tan lejos la una de la otra, verdad ?...
Un abrazo querida amiga.

Toñi Sánchez R. dijo...

¡¡ Lo tuyo es arte magdaleniense !! Que bien te salen....y ése artilugio para echar la masa en los moldes, me ha encantado...a ver si lo encuentro y me hago con uno.
Se ven super esponjosas, ganas de probarlas.
Besos.

cocinicadebenas.com dijo...

Que maravilla.

nieves dijo...

Querida amiga, eres para mi un referente en la cocina. Lo sabes :-) Las magdalenas, están increíbles. Yo las suelo hacer con mantequilla o nata, por lo que al ver que llevaban aceite, me puse de inmediato con ellas. Lo malo de estas cosas, ya sabes lo que es: que se comen jajaja. Con ese sabor a avellanas y naranja, son una tentación. Yo las bauticé como magdalenas de aceite, porque me resulta más fácil buscarlas en el blog, pero bueno, que lo de menos es el nombre ¿verdad?. Pues eso, que si te apetece ver el resultado, ya están en el blog :-)

Un besín.

Nuria Eme dijo...

Hola guapísima !!!
Vengo desd el blog de nieves, al ver sus ricas magdalenas quise ver la fuente de dónde habían salido, ya veo que las tuyas son también de lo más tentadora. Para mí también con azúcar en la terminación, qué ricas Mamen !!!
Besotes mi niña.

Cuca dijo...

Siempre se pueden congelar o aprovechar para otras recetas como un pudin. Aunque el clásico de mojar las magdalenas un poco duras o asentadas en la leche pone remedio a todo ¿no crees?

¡Besos mil!